Cambia tu actitud

15 diciembre, 2015 Autoestima, Espiritualidad 0 Comments

Llevo varios días queriendo escribir algo que te ayude con estas fiestas de fin de año, a mantener la cabeza en orden, ahorrarte grandes gastos, cuidar tus finanzas, compartir con alegría cada ocasión y no con estrés, cuidar tu alimentación. Hay mucho de esto ahí afuera, he leído muchos buenos artículos en varios blogs que entregan muy buenos tips.

No llegué a convencerme de escribirte sobre eso hoy. Sé que es importante estar en el día a día, enganchada con lo que está pasando en cada época del año, en lo que se está viviendo. Pero también es cierto que las batallas internas no distinguen si estamos en fiestas, vacaciones o en un buen o mal momento para enfrentarlas.- Sé que hay muchas de ustedes que está pasando un mal momento, ya sea porque están lidiando con dificultad con sus emociones, porque están terminando una relación importante o porque necesitan tomar decisiones y hacer definiciones que hoy no están en condiciones de hacer. Falta sentirse empoderadas, en paz, pensar con claridad. Y los conflictos internos no avisan ni distinguen. No darán tregua porque estamos en navidad. Qué pasa además con todo el estrés que sientes precisamente por este período? Querer cumplir con todas las invitaciones, hacer lindos regalos, cuidar tu peso, descansar.

Sabes? Este tipo de desafíos no es la primera vez que los vivimos y ya conocemos la historia. Creo que lo mejor que podemos hacer es reconocer esto y tomar la decisión de no actuar igual que siempre, de tomar decisiones diferentes, ser creativas y sobre todo, cambiar nuestra actitud. Esto significa: simplificar, disfrutar, decir que no, compartir, hacer algo lindo, luminoso esta navidad que la haga especial, que la haga diferente.

Y a pesar de que tal vez no te sientes en de manera óptima, siempre podemos elegir qué interpretación le damos a nuestras experiencias. Siempre tenemos la posibilidad de elegir tirar la toalla o ver las cosas con el cristal de la esperanza. Recuerda esto: Como te sientes adentro, no puede ser arreglado desde afuera. Si te sientes vacía y crees que si algo en tu exterior cambiara te sentirías mejor, puede ser, pero sólo momentáneamente. Son estos períodos difíciles los que nos dan la oportunidad de nutrir y afirmar nuestra relación con nosotras mismas de manera permanente. Siendo capaces de contenernos, cuidarnos, respetarnos, amarnos. Darnos tiempo y espacio para ir sintiéndonos mejor, sin apegarnos a la tristeza, a la angustia, al drama. Prueba hoy, prueba estas fiestas. Si se te presenta una situación difícil que es común que te ocurra en ocasiones como navidad, fiestas de fin de año, toma esta vez como la oportunidad de reaccionar distinto, de una mejor manera y llevarte ahora sí un recuerdo significativo de cómo tú fuiste capaz de cambiar la manera en que sientes tus experiencias. Si tienes preocupaciones materiales, enfócate en compartir. Si te sientes sola, busca compañía de tus amiga/os, familiares, busca compartir tu tiempo y tu energía con alguien. Permite que esto fluya.

Aquí te voy a dar un tip. Muchas veces las insatisfacciones y frustraciones vienen de rigidez, de cuando nos aferramos a ciertas expectativas y éstas no se cumplen. Reflexiona sobre esto. Es el mejor momento ahora para dejar atrás el viejo hábito de generar expectativas y comenzar el 2016 con una actitud refrescante y mucho más positiva: dejando atrás la autoexigencia, la crítica y las expectativas, y abrazando todo lo que la vida te presente y comprometiéndote por trabajar en ti todos los días, para construir tu propia felicidad, para amarte cada día más.