Cómo elimino un pensamiento limitante?

10 noviembre, 2015 Autoestima, Espiritualidad 2 Comments

El post de hoy lo quiero dedicar a hablar acerca de uno de los más grandes desafíos que encontramos en nuestro camino, sobre todo cuando nos enfrentamos a dificultades que gatillan nuestras inseguridades y miedos. Me refiero a nuestras limitaciones mentales o patrones mentales limitantes. Estas palabras con seguridad las has escuchado y leído en varias ocasiones e incluso puede que ya tengas claro cuál es tu problema. El tema es que no llegamos a comprender de qué se trata, para poder sobrepasar esas barreras autoimpuestas.

Partimos por lo siguiente: siempre tenemos alternativas. En el Universo existen infinitas posibilidades de ser para todo. Esto aplica para lo más grande del mundo hasta para la más desapercibida de nuestras reacciones, pero que es precisamente la piedra que te está deteniendo. Un ejemplo de esto es que frente a un desafío que percibo como grande, es probable que mi primera expresión sea “eso es muy difícil, no estoy segura de poder hacerlo”. Al reaccionar así estás haciendo una elección. Al hacer este juicio estás DECIDIENDO que para ti esta situación es difícil. La situación puede ser involucrarte en un proceso competitivo y demostrar tus habilidades para ganar un puesto de trabajo, puede ser desarrollar tolerancia para dejar de criticar a tu pareja por algo que te molesta o puede ser tener que invertir tiempo y esfuerzo para potenciar tu emprendimiento.

Pero qué pasaría si tomas la otra alternativa y frente a esta clase de desafíos te entusiasmas inmediatamente y lo asumes como una estimulante oportunidad de expandir tus capacidades, de crecer y lograr tus propósitos.

Debemos tomar consciencia que nuestras reacciones son DECISIONES. Sé que no lo vemos porque son decisiones que tomamos hace muchos años y luego se asentaron como “reflejos condicionados” frente a similares experiencias. Pero ya sabes que una vez que tomamos consciencia de lo que nos ocurre, no podemos hacernos los locos sin asumir las consecuencias de ello. Pero ahora te acabas de dar cuenta (si es que no lo habías hecho antes) de que sí puedes escoger qué actitud tener frente a tus desafíos, de cualquier tipo!

Cuando usamos afirmaciones positivas estamos trabajando este punto. Con las afirmaciones positivas reemplazamos un pensamiento limitante por uno que eleve nuestra vibración, optimismo y confianza en todo momento. Las afirmaciones positivas no funcionan como “conjuros” que lograrán que mis circunstancias negativas cambien mágicamente. Las afirmaciones positivas nos ayudan a ser conscientes de esta programación mental y reemplazar las ideas aplastantes por otras refrescantes. Por ejemplo, en particular a mí me gusta mucho usar la siguiente afirmación cuando estoy envuelta en un problema en e que no he podido ver la manera de solucionar: “Yo soy creativa y flexible”. Después de un par de días repitiéndome esta afirmación, se me han “ocurrido” (creatividad) soluciones que antes no pude ver y que aunque significa aceptar consecuencias no ideales (flexibilidad), son el camino más eficiente para solucionar la situación.

El ejercicio que te propongo ahora es que te fijes que IDEAS usas para reaccionar frente a las situaciones desafiantes en tu vida. Qué es lo primero que piensas? Puede que existan situaciones en las cuales tengas el hábito de reaccionar con optimismo y confianza, peor otras en las cuales te tiras al piso de entrada. Esto dependerá por supuesto de tu personalidad, de tus experiencias previas y reacciones aprendidas para cada experiencia.

Si hoy estás pasando por alguna experiencia cohttp://www.franciscajara.cl/agenda-una-sesion-conmigo/mplicada para ti, observa qué pensamientos aparecen de manera predominante en tu mente. Por ejemplo, si te sientes insegura porque te falta claridad para tomar decisiones o tomar acción, puede ser que en tu mente se escuche el eco permanente de “estoy perdida”, “no sé qué hacer”, “estoy paralizada”. Es probable que todo eso sea verdad, pero si sigues repitiéndotelo, sigues quedándote en el mismo lugar emocional. Si es así como te sientes, comienza a dirigir conscientemente tu diálogo mental hacia la determinación, el compromiso, la motivación, como sería en este caso decirte “yo confío en mis procesos y respeto mis tiempos”, “yo encuentro claridad mientras avanzo”. Si tu ego se defiende diciéndote que esto es mentira, hazte consciente de esta resistencia también y con mayor razón, practica sin descanso hasta modificar ese patrón que necesitas eliminar para expandirte a todo nivel.

Otro ejercicio ultra poderoso es VISUALIZARNOS en nuestra situación ideal. Por ejemplo, si tengo que ir a dar una entrevista mañana, entonces me dedico en cada momento que pueda, a visualizar, esto es, imaginar en mi mente que voy a esa entrevista y me siento segura, motivada y brillante. O por otro lado, si tengo que tener una conversación difícil, me imagino comunicándome de manera fácil, amorosa y asertiva. Imagina todos los detalles, desde cómo vas vestida en la ocasión hasta la sonrisa en tu rostro. No se trata de crear expectativas de cómo va a resultar, sino que se trata de que vivas la situación en tu mente realizando el mejor resultado, para que te des cuenta que puedes desenvolverte de esa manera (tranquila, segura, optimista).

Te ha pasado alguna vez que deseaste tanto una situación que la imaginaste mil veces hasta que ocurrió de esa manera?

Comparte tu experiencia dejando tu comentario en este post ♥

firma2

 

 

–> Para agendar una sesión conmigo, escríbeme a contacto@franciscajara.cl