Francisca Jara Tarot Espiritual

Cómo emprender en el mundo real y tener éxito

(**Si prefieres escuchar esta idea, anda al final del post donde encontrarás el audio-post)

Emprender no es fácil ni de un día para otro. Se necesitan valentía, determinación y alguien que te haga coaching cuando más lo necesitas (esto es taaaaan valioso, porque nadie logra el éxito solo). Ah! y por supuesto una agenda que será tu mejor partner en este camino.

Cuando me refiero a emprender, hablo de vivir de lo que te apasiona. Puede que lo que encuentres en este post te sirva si estás pensando en tener un negocio como hobby, algo que te dé una entrada de dinero extra. Sin embargo, quiero llegar con mis palabras a ti que sueñas con emprender, que sueñas con ser libre haciendo lo que amas y además, tener la vida que deseas! (éste es el objetivo, cierto? El mío no es el sueño hippie y creo que si no es el tuyo, tampoco deberías resignarte a ello).

Desde que decidí ser emprendedora me di cuenta que es un camino espiritual. Esta fue la luz más profunda que me golpeó desde un principio y nunca ha dejado de sorprenderme. De hecho, creo que ser emprendedor/a es uno de los caminos más profundos porque tu éxito será directamente proporcional al grado de conocimiento que tengas de ti mismo y cuánto inviertas en trabajar en ti.

Si crees que el éxito se puede lograr fácil y rápido, te sugiero que te replantees el escenario. Esas historias de éxitos fulminantes y fáciles no son ciertas (primer mito), salvo que te hayan heredado la empresa completa y armada. Detrás de todo negocio sustentable y exitoso hay cientos de horas de trabajo, de caídas, de intentos y errores, de dudas y miedos. Esto es lo primero que debemos aceptar para asumir el reto. Si estás dispuesta/o, continuemos.

Vamos a lo práctico: Cómo comienzas?
Pues bien, has tomado la decisión de emprender. Qué es lo primero que deberías tener en cuenta? Que vives en el mundo real y que hay que pagar cuentas, comer, vivir bien (no sólo sobrevivir). Por eso, el segundo mito que vamos a derribar es que el camino es dejar todo botado y perseguir nuestro sueño como el conejo del País de las Maravillas. Si ésta fue tu estrategia y te resultó, pues eres un caso excepcional porque lo más común es que este tipo de decisiones te lleve al fracaso y sea más bien una especie de auto – boicot. Claro! Quisiste perseguir tu sueño y fracasaste, ergo, no se puede vivir de lo que te apasiona ….. y así de fácil tu mente te vendió el cuento. Pero no es así! No le creas.

Si estás pensando en emprender debes ser un estratega valiente y tenaz. Si dejas todo botado (sobre todo tu seguridad económica) te pondrás la soga al cuello y tu mayor inspiración se transformará en tu peor pesadilla. Hay que ser sensato y saber jugar con las reglas de este mundo. Esto quiere decir que si te mueres por renunciar a tu trabajo y hacer lo que amas, entonces lo primerísimo que debes hacer es agarrar una tabla Excel y hacer cuentas. Cuánto dinero necesitas ahorrar como capital para emprender, cuánto dinero necesitas ahorrar para mantenerte los primeros meses que son inestables, estableciendo por supuesto un plazo razonable para darle tiempo a esa plantita que es tu emprendimiento, para que crezca (no tres meses, por lo menos un año). Nunca es aconsejable asumir todo el riesgo. Por eso, en el primer momento trabajamos para aminorarlo en lo posible y el riesgo que queda, lo gestionamos.

Otra consideración esencial para bajarle el riesgo a tu decisión: comienza a emprender part time y con bajo costo. Es decir, parte trabajando en tu casa, fuera de tu horario de oficina. Para levantar tu negocio necesitarás clientes y ese crecimiento orgánico toma tiempo. Mejor hazlo mientras estás en tu trabajo estable y te evitarás el desconcierto de la etapa más dura (por lo menos un año). Invierte en tu negocio, observa tu público, estúdialo, invierte en ti capacitándote, generando alianzas, etc. Asesórate con tus amigos, conocidos o familiares que sepan de finanzas, de marketing y de negocios. No tienes que hacer un diplomado, sólo invitarlos a un café y que te expliquen las líneas generales y puntuales que grabarás en tu agenda como mantras. Tienes que ser inteligente y flexible.

Organiza con un calendario tus actividades, establece tus objetivos al corto, mediano y largo plazo, realiza una planificación estratégica de tu negocio (cuál es tu objetivo, para qué y cómo lo llevarás a cabo).

La clave es trabajar como hormiguita: sin descanso, constante, con disciplina y foco. Y en este punto es donde hablaré de por qué éste es un camino espiritual.

Emprender es un camino espiritual
Primero: qué es un camino espiritual. Sé que suena como a encerrarse a meditar y a contemplar las velas, pero créeme, si estás emprendiendo no es un buen momento para eso.

Nuestro camino espiritual no significa transformarnos en monjes y ser veganos. Nuestro camino espiritual es tan simple como poderoso: conocerte a ti mismo. Por eso nunca termina, por eso nadie lo puede hacer por ti. Tu camino espiritual es conocerte profundamente, cada emoción que surge dentro de ti, cada pensamiento, cada actitud, cada reacción, heridas viejas, motivos reprimidos, sueños que te apasionan y todo ese conocimiento aplicarlo aquí en la tierra, como humano que eres, en tu casa, en tus relaciones, no para “ascender”.

Ese es nuestro camino espiritual y por eso, emprender es una gran escuela para ello. Podemos pedir asistencia a nuestros ángeles, a Dios, al Universo; yo no lo intento ningún día sin pedir ayuda a mis ángeles y de verdad que esto hace una gran diferencia. Todos los seres de luz que nos ayudan nos dan su guía, apoyo y protección, pero no pueden hacernos la tarea. El trabajo aquí, terrenal, lo tenemos que hacer nosotros. Insisto.

Ser independientes, dedicándonos a lo que amamos y tener la vida que deseamos enfrenta un primer gran prejuicio: todos te dirán que no se puede, que eso es fantasía de niños. Tu primera gran prueba es no “comprar” esa creencia limitante y si la tienes metida en tu cabeza, entonces tienes que deshacerte de ella. Esto es básico, urgente; es contagioso asi que genera anticuerpos desde este momento a todo ese chaqueteo.

Luego, te enfrentarás a tus emociones. Es como cuando en tu expedición aparece la etapa del bosque encantado, profundo y oscuro. Aquí te enfrentarás a monstruos gigantes, mares tormentosos, fieras que te persiguen, acantilados al final del camino. Tranquila/o; todos éstos son metáforas del miedo paralizante, de la frustración e impaciencia, del perfeccionismo y la duda. Todas estas emociones saldrán a flote, unas más que otras según tu personalidad e historia y te llevarán de un lugar a otro desorientada/o, temerosa/o y dudando de sí de verdad tomaste una buena decisión.

Te puedo ayudar con lo siguiente:
– Si esperas a que el miedo se te pase, vas a seguir donde mismo (punto cero) porque eso no va a ocurrir. El miedo no se pasa, uno avanza a pesar del miedo (para esto puedes leer el post anterior Cómo expresarnos creativamente y no morir en el intento). Además lo siguiente es ABSOLUTAMENTE RELEVANTE: Por favor no trates de mimetizarte, de mirar a la competencia y copiar fórmulas exitosas de otros. Tú eres única/o; tú manera especial y auténtica de hacer las cosas te permitirá crear prosperidad sustentable, no transformarte en una copia mainstream de tu negocio.
– Si esperas a estar lo suficientemente motivada/o, vas a seguir donde mismo porque la motivación surge con el hacer, no al revés. La gente exitosa HACE todos los días con disciplina inquebrantable, no espera a que “le den ganas de hacerlo”.
– Si esperas a tener súper claro cada paso, cada objetivo, cada detalle, seguirás en el mismo punto cero porque eso no ocurre a priori. El hacer, la práctica, el engagement en el hacer te va a dar esa claridad. De hecho, puede que no te decidas todavía qué hacer, cómo definirte. No importa! Lo importante es comenzar y si hay muchas cosas que te apasionan, dales lugar y ve cómo juntarlas para que se potencien. Lo urgente: toma acción. AHORA. El peor negocio es el que no se intenta.
– Si quieres tener éxito de un día para otro, ya comentamos que eso no ocurre. Mejor desecha esa idea. El éxito se construye y seguro querrás construirlo como una casa sólida, poniendo ladrillo sobre ladrillo, lo que toma tiempo y dedicación. Así que en vez de perder energía imaginando una manera rápida de tener éxito e impacientarte, mejor arremángate y ponte a trabajar, poniendo tú cada ladrillo sobre ladrillo.

Es fundamental que aprendas a administrar tus emociones

Las emociones son parte de nosotros y no hay que reprimirlas. Pero ojo, esto no es lo mismo que darles rienda suelta y permitir que te abrumen y manejen tu vida. La madurez es precisamente ser capaces de poner límites desde nuestra mente a la influencia de nuestras emociones, administrando su efecto en nuestras decisiones. Para emprender necesitarás un corazón apasionado, guiado compasivamente por tu cabeza fría, no al revés.

Es fundamental que seas disciplinada/o con tu carácter, desarrolles una fuerza de voluntad a prueba de balas y paciencia amorosa en el camino (sin crítica, sin juicio, sin auto – maltrato mental). Para esto tu agenda será la mejor compañera. Ahí anota tus tareas diarias, con horarios, tiempos para cada una, objetivos principales, prioridades. Si no haces el ejercicio de anotarlo, cada día se te irá entre tus manos como el agua, sin producir porque estuviste dándote vueltas en qué sería mejor hacer en ese momento ….. en el País de las Maravillas. Debes aprender a traerte a tierra, maneja herramientas para ello usando tu mente. Escribe tus objetivos diarios, oblígate a cumplirlos y organiza tu agenda. Ser independiente no significa no tener jefe. Tu nuevo jefe es tu trabajo; el más exigente de todos.

Ahora, si en este momento estás pensando que no tienes posibilidad porque no tienes ninguna de esas cualidades que te mencioné, pues no te desanimes! Precisamente si todos los emprendedores las tuvieran, no sería una aventura para valientes. El desafío es desarrollar en ti estas cualidades; por eso emprender es conocerte a ti mismo, lo que es una tarea 24/7, tiempo completo. Por eso EMPRENDER ES UN CAMINO ESPIRITUAL.

 

El ingrediente estrella políticamente incorrecto pero absolutamente necesario: Tu ambición

Si eres emprendedor/a y quieres lograrlo, debes ser ambiciosa/o. Sé que esto a muchas personas les va a parecer taaaaan mundano pero créeme, es muy espiritual. Esto tiene que ver con la pasión que nos mueve a conseguir un objetivo, manteniendo el foco en éste y dirigiendo todos nuestros esfuerzos a ello. Cuando hablo de ambición, me refiero a la ambición interior por manifestar tu propósito espiritual.

Por ejemplo, crees que proyectos como fundaciones u ONG que tienen grandes ideales ecologistas o que combaten la hambruna y la vulneración de los derechos de las mujeres en África, no son ambiciosos? Lo son, por supuesto! Porque tienen un Sueño de Nivel mundial y se proponen con convicción conseguirlo, cada día, sin descanso. A esta ambición me refiero. Ahora, estarás pensando que si tu sueño es tener una tienda de diseño de vestuario entonces no es un “propósito espiritual”. Claro que lo es, si eso te apasiona y visualizas tu aporte desde ahí. Como te he dicho antes, no todos son llamados a ser misioneros, médicos o terapeutas. Cada actividad, cada cosa que puede ser creada en este mundo tiene la cualidad de poder ser la pasión de alguien. Si es tu pasión y vibras con ello, es tu camino. Recuerda: sin juzgar!

Este tipo de ambición además te permitirá construir tu emprendimiento de manera sustentable, ya que mantener tu vista en ese objetivo grande y trascendente debería llevarte a tomar decisiones que construyan hacia allá, y no a perder esfuerzos en ganancias tan inmediatas como efímeras.

Ah! y por supuesto, sueña en grande!! No lo limites por miedo a no conseguirlo. La pasión por tu sueño te permitirá verlo en alturas y ser capaz de tener la paciencia y dedicación para trabajar todos los días y esperar su gestación y crecimiento.

Recapitulando
Palabras clave para que hagas tu mantra: disciplina, determinación, compromiso y ambición. Uf! Son muchas. Nadie dijo que sería fácil, pero créeme, sí es posible.

Bonus: Si ya lo intentaste y te fue mal, tienes una gran ventaja
Si ya intentaste emprender y te fue mal, tienes una gran ventaja que te da tu experiencia. Los fracasos son duros y generan traumas, bloqueos, resistencias. Y no sólo al emprender, sino en cualquier área en que los vivimos (por ejemplo, en las relaciones de pareja, amistades). Pero el fracaso es sólo un hecho. Importante pero es un hecho, no determina nada para el futuro y puede ser tu gran capital para el segundo intento.

Primero, hay que mirarlo con la perspectiva de que todos hemos fracasado. De hecho, muchas personas que hoy son emprendedores exitosos comenzaron porque los despidieron de sus trabajos y no les quedaba otra para poder alimentarse. Por otro lado, hay muchísimos emprendedores que fracasaron la primera, la segunda y la tercera vez que lo intentaron, hasta que aprendieron lo necesario para triunfar. Cada historia es particular asi que debes encontrar tu camino. Cómo puedes encontrarlo?:

  • Haz un inventario de los aprendizajes de tu experiencia anterior. Si no tuviste éxito, debes encontrar las razones y tendrás grandes insights de cómo hacerlo ahora que lo intentes de nuevo.
  • No te culpes por los errores ni te arrepientas de ellos. Puedes capitalizarlos estableciendo claramente qué fue lo sucedido y cuál fue el aprendizaje que tenías que hacer.
  • Recuerda que gran parte de los fracasos se deben a la impaciencia; hay que darle tiempo al proyecto para que crezca, nutriéndolo todos los días.

Finalmente: Conviértete en especialista en mantener y aumentar el Momentum 
Este concepto me encanta y tiene que ver con la constancia.
El Momentum es un concepto de las ciencia física que involucra fuerza y movimiento. Te lo explico en simple: momentum es el movimiento que requiere cada vez menor fuerza (energía) para mantenerse. Por ejemplo, en un partido de fútbol, el primer pelotazo requiere mucha fuerza del jugador, pero luego para el otro jugador que la toma, moverla y mantener la velocidad requerirá menos esfuerzo. Esto es una gran lección que se aplica también a todo lo que hacemos. Para mover un negocio al principio requiere mucho tiempo, energía y dedicación. Una vez que comienza a andar se hace cada vez un poquito más fácil, porque hay procesos que ya implementaste, hay plantillas hechas, clientes, proveedores, etc. Es fundamental que sepas mantener el momentum que agarra tu negocio, con constancia. Si un mes estás con todas las pilas puestas y al próximo algo te frustra y lo sueltas, entonces desinflas el globo que tendrás que volver a inflar, haciendo todo ese tremendo esfuerzo de nuevo y vivirás en un loop de comenzar cada vez de nuevo, lo que resulta agotador. En cambio, si te mantienes constante en tu dedicación y labor diaria, cada vez será más simple y eficiente que tu negocio ande y comenzará a crecer (es como encender fuego; si logras la primera llama, no puedes dejar de soplar!).

Entonces, estás lista/o para comenzar la carrera más excitante de tu vida?

Un abrazo,

firma2

Previous Post Next Post

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply Natty 23 junio, 2015 at 10:34 pm

    Fran querida!!!, wouuu hace un tiempo me ha rondado en mi cabeza tratar de empezar de apoco a emprender un pequeño trabajo y realizarlo con amor y rondaba ese temor, inseguridad y ver que resultado dará… Ahora has llegado con los Ángeles, me has dado aún mas la seguridad de poder avanzar en ese pasito para probar y emprender de apoco. Se agradece tu post que sigo día a día. Mil gracias querida.

    • Reply Francisca Jara B. 23 junio, 2015 at 11:31 pm

      Natty!! qué alegría saber que ya te decidiste a seguir tu camino de luz y propósito!! me alegro también de saber que puedo ayudarte con el empujoncito. Mucho éxito en todos y cada uno de tus pasos, atrévete a brillar bella!! <3

  • Reply Claudia Fuentes 25 junio, 2015 at 1:35 pm

    Hola Francisca! A propósito del primer post sobre este mismo tema en Facebook, creo que complementaría muy bien este artículo una guía de cómo conectarnos con los Angeles. Cómo invocarlos y estar receptivas.
    Pienso que todo lo que comentas es fundamental para poder llevar a cabo el emprendimiento que sea, sin embargo, para poder expresar el Propósito de nuestra alma hay que estar alineados y conectados con nuestro Ser Superior… y creo que estar conectados con la ayuda angelical no nos viene mal para encauzar el propósito y alivianar la cargas de los miedos, las frustraciones y los juicios.
    Saludos

  • Leave a Reply