Cree en ti

24 noviembre, 2015 Autoestima, Espiritualidad 0 Comments

Somos todos parte del Universo y no como piezas aisladas, sino como espejos, porque la verdad es que todos somos uno. ¿Qué significa esto en la práctica, para nosotros viviendo en este mundo de carne y hueso, de materia y ley de gravedad? Significa que no puedo hacerte daño sin herirme a mí también, significa que no puedo amarte si no te acepto, y para lograrlo, es necesario que me ame y me acepte yo primero. Nadie puede dar lo que no tiene, ¿cierto?

Y en este entramado del cual todos formamos parte en este mundo, todos tenemos una misión única. Desarrollar ese talento único con el cual hemos venido a esta vida a aprender. Es una misión unida a un don que nadie más tiene, sólo tú. Es absolutamente necesario para nuestra evolución espiritual como humanos y la paz en este mundo, que cada uno se haga cargo de ese don. Que lo desarrolle con pasión y lo comparta con amor infinito con todos y con todo. Es absolutamente necesario que así sea.

Toma un tiempo desarrollar la consciencia que nos permita conocer la diferencia entre nuestros pensamientos y nosotros, y entender que somos mucho más que nuestro ego. Sin embargo, una vez que hemos identificado que somos mucho más que el ego, aún queda un largo camino conociéndolo y superándolo. Es el ego el que nos aleja de la luz, de los demás y nos cierra el corazón. Es el ego el que separa, el que quita, cobra, el que se siente, juzga, critica y duda. Pero el ego no eres tú en esencia. 

Nuestra mente es como una plasticina. Si moldeo un arbolito, será un árbol. Pero puedo tomar la plasticina y hacer otra figura. Y cambia su forma. Así también podemos modificar nuestros pensamientos respecto a nuestras propias capacidades que han decretado limitaciones en nosotros. No porque siempre escuchamos lo mismo quiere decir que sea cierto.

Hoy quiero proponerte un ejercicio para que pruebes lo que te estoy diciendo. Te desafío a que lo hagas y me cuentes después tus impresiones. Es un ejercicio muy simple, que te dejaré en el audio que va con este post. Es para que te des cuenta que realmente hacemos lo que creemos que podemos hacer. Si desafiamos esa creencia, podemos hacer cualquier cosa. O al menos, mucho más que antes.

Hoy en mi clase de kundalini lo experimenté. Nuestra maestra Sada Sach Kaur – que aparece bella en la foto de arriba, que aceptó posar para mí y a quien le dedico este post porque ella me dio la inspiración para escribirlo – nos dijo al inicio de la clase algo como esto: “realicen los ejercicios exigiéndose lo más posible, pero si en algún momento están cansadas y bajan los brazos, sigan respirando pero mantengan en su mente la visualización de su cuerpo como si siguieran con los brazos arriba firmes. Para la mente es lo mismo”.

Para la mente es lo mismo. Ella no distingue si algo lo estamos realmente ejecutando con nuestro cuerpo o si lo estamos imaginando. Las conexiones que forma son las mismas. Las áreas del cerebro que se encienden son las mismas. Kundalini yoga nos ayuda a entrenar nuestra mente y por eso es tan importante que aunque no podamos mantener la postura de manera perfecta durante todo el tiempo del ejercicio, ojala podamos sí mantener la postura en nuestra mente para conseguir el objetivo propuesto por la serie de ejercicios. Y con nuestra vida es lo mismo.

Imagina cuántos pensamientos alimentas que son todo lo opuesto a lo que deseas para tu vida, pero tu mente no sabe que son sólo rollos y que no lo estás viviendo. Lo bueno de esto es que entonces,  puedes elegir cómo sentir tu vida. Sobre todo en los momentos de conflicto, en que se te hace cuesta arriba, en que las cosas no salen como tú quieres, utiliza tu mente visualizando lo que sí quieres para sostener esa atmósfera interior de plenitud, de amor y seguridad, y así además te inspiras para mantener tu foco en lo que sí deseas.

Entrenar la mente es gran parte de nuestro trabajo, porque nuestra mente inferior la maneja el ego. No le creas lo que te dice; mejor conviértela en tu mejor amiga para visualizar lo que sí deseas. Por favor haz la prueba. Elige pensamientos distintos. Haz el esfuerzo, no permitas que tu ego te convenza de que es una pérdida de tiempo. Es lo mejor que hoy puedes hacer por ti. Cambia la manera en que piensas, en que te hablas y sobre, todo, elige con cuidado lo que imaginas. Y si estás viviendo una situación complicada en tu vida hoy, con mayor razón visualiza en tu mente lo que deseas, no decaigas, no te desanimes, ten paciencia, mantén la visualización y sigue respirando. Hasta que tus músculos se recuperen y puedas ejecutar en la realidad las acciones que te llevarán a crear toda esa felicidad. Esto es un proceso y tiene, igual que el mar, distintas mareas. En los momentos difíciles es cuando nuestras decisiones resultan especialmente importantes. Es ahí donde tenemos que mantener la intención fija, como te digo, visualizando. No culparte porque te cansas, porque te cuesta, simplemente bajar el ritmo para guardar energía. Todo esto es parte del desarrollo de tus talentos y de vencer tu ego que te dice que mejor renuncies, que sueltes el esfuerzo de mantener la visualización. No lo escuches. Porque necesitas vencerlo para poder cumplir tu propósito.

Haz este ejercicio que está en este audio, el que espero que te ayude a cambiar la percepción que tienes de tus capacidades, para que comiences desde hoy a aplicarlo en todo. Primero visualiza lo que quieres lograr, con detalle, sintiendo la emoción involucrada en esa experiencia, visualiza con intensidad y luego inténtalo en la realidad. Esto puede ser desde tener esa conversación difícil que has estado eludiendo, una postura de yoga que te cuesta o realizar ese gran cambio en tu vida que tanto deseas (dejar todo e irte de año sabático, comenzar a escribir un libro, pintar, tocar guitarra, besar a otro, hablar inglés, bailar, independizarte, etc.). Verás todo lo que logras.

firma2

–> Para agendar una sesión conmigo, escríbeme a francisca@casaambar.cl

 

*Sada Sach Kaur, maestra de Kundalini yoga está abriendo su escuela en La Florida. Si te gustaría practicar yoga y estás buscando qué estilo, te recomiendo muchísimo Kundalini, es muy profundo y completo. Puedes escribirle a Sada Sach Kaur al siguiente mail para inscripciones y más información acerca de las clases en su nueva escuela Kundalini Estudio:
info@kundaliniestudio.com
Cel. +56959684936
http://www.kundaliniestudio.com/