El Rey de copas también llora – [Especial para tarotistas]

11 enero, 2016 Tarot 2 Comments

Este mes estamos trabajando la confianza. La carta que está guiando mis contenidos durante el mes de enero es el rey de copas. Quiero desarrollar esta línea de posts especiales para tarotistas. Creo que falta contenido de calidad en la web y es mi intención aportar en ello.

Antes de exponerte mi perspectiva de esta carta, me gusta reafirmar la confianza que cada una como tarotista debe tener en sus propias interpretaciones intuitivas. Encontrarás en muchos libros y blogs muchos significados y perspectivas para cada carta. Primero, define tu estilo y luego, dentro de la energía propia de cada carta (porque debemos respetar este límite), encuentra la interpretación que te haga sentido, que resuene en ti. Aquí te dejo lo que me entrega el rey de copas.

El rey de copas es el líder de su palo. Es una actitud, una manera de afrontar esta energía interiormente. Como es rey tiene además la energía de aire, entonces está dirigido hacia el exterior, comunicando y estableciendo límites (características del aire).

En el rey de copas veo un mentor, una persona que ha sabido integrar sus experiencias de vida y para él tiene un valor emocional poder compartir esas experiencias con los demás. Está seguro que es parte de las razones de haber vivido lo que vivió y tiene la necesidad de guiar desde esa sabiduría práctica adquirida. Es esa parte de nosotra/os que le da alta prioridad a las relaciones con una visión madura; es decir, sabe poner límites para no quemarse.

Sin embargo, este rey tiene una gran herida en su corazón. No es capaz de confiar plenamente en nada y reaccionando desde esta herida, puede llegar a perderlo todo. Necesita que le reafirmen que lo quieren. Necesita atención y garantías de que es considerado (a veces de maneras derechamente narcisistas).

Si te fijas en la carta, este rey no toca el agua. Esto muestra que no entra a su inconsciente. Sabemos lo que pasa ahí. Esto puede dar señales que es el menos intuitivo de los arcanos de la corte de este palo, y puede ser también el más temeroso de sus propias sombras. Podemos entenderlo si le asignamos al Rey una edad que ha rigidizado su autopercepción (resistencia al cambio). Sumergirse en el inconsciente nos transforma. El Rey tiene la necesidad de transformar esa parte de él reactiva (debido a sus heridas), para aprender a confiar y entregarse plenamente. Por eso tal vez se resiste tanto a este encuentro con su propia sombra.

Si el Rey se compromete a dar lo mejor de sí para sanar sus heridas, entonces estará haciéndose realmente responsable de su atmósfera emocional, de sus inseguridades y de madurar, y desde ese lugar podrá construir la confianza que necesita para compartir su sabiduría práctica (experiencias de vida) con los demás sin temor a ser herido.