Infidelidad y comenzar de nuevo en pareja

El post de hoy está inspirado en una pregunta que una de ustedes me hizo ayer y que creo que es un gran tema que da para mucho, por eso hoy me referiré a una pequeña parte. Además, tiene mucho que ver con el tema que estamos trabajando este mes, que es nuestra autoestima. Cómo sanar la relación de pareja después de una infidelidad? Hace un tiempo vi un TED Talk de una mujer que era terapeuta y se dedicaba a este tema específicos y decía que después de una infidelidad, la relación no volvía a ser la misma, sino que comenzaba de nuevo (el video está al final de este post). Y así, podría ocurrir que en una relación de pareja, tuviere uno o dos comienzos durante toda la vida.

La infidelidad es un hecho doloroso, por cierto, pero del cual podemos recuperarnos, ya sea solas o en pareja. En esta oportunidad quiero enfocarme a cómo sanar la relación de pareja, es decir, cuando hemos decidido continuar (o empezar de nuevo, más bien) a pesar de una infidelidad, que puede haber sido propia o del otro.

El primer paso es tener esa conversación honesta. Las razones de la infidelidad son un punto importante para decidir si continuar o no. Porque no creo que una infidelidad sea imperdonable y porque tampoco creo que todas las infidelidades nos permitan volver a intentarlo sin exponernos de manera grave a dañarnos. La razón es importante porque te permitirá saber con qué consciencia quien fue infiel, está involucrada/o en la relación. Y porque sabrás también cuáles son tus razones para decidir si terminar o volver a comenzar.

La fidelidad es un compromiso y hay que trabajar por ella. Es una excusa fácil decir que es contra natura y que “no pude controlarme”, y por otro lado, también estar en una relación es un compromiso de amor y aceptación, que implica asumir que el otro comete errores (así como yo también) y que estaré dispuesta a apoyarlo, a pesar de que un error como una infidelidad me duela y tanto.

Si he perdonado una infidelidad, estoy comenzando de nuevo mi relación. La que nunca será igual, porque tenemos que reconstruirla. Y en eso, ambos cambiamos. Ambos tenemos que cambiar. Quien fue infiel, tiene que ser capaz de expandir su consciencia y darse cuenta qué es lo que tiene que cambiar, y quien ha decidido perdonar, tiene que ser capaz de perdonar. Y esto significa no sacar en cara, no tratar mal al otro como represalia y por ningún motivo, pagar con la misma moneda, ni siquiera sacando celos. Todas estas reacciones están en la misma frecuencia que la infidelidad.

Si te está tocando vivir algo así, esa experiencia exige algo de ti. Si tú fuiste infiel, esta experiencia exige primero que te des cuenta de lo que significa el compromiso. Tal vez no eras tan consciente de que la relación de pareja se cuida, tal vez no eras tan consciente de cuánto amabas realmente, tal vez no eras consciente de que de verdad querías tener esa relación de pareja que estabas teniendo y que pensabas que no era suficiente para ti y ahora sí lo ves. Si te tocó estar del otro lado, esta experiencia tiene mucho que enseñarte también. Que eres capaz de amar hasta el punto de perdonar, lo que requiere mucho coraje y entrega. Que tenías una herida en tu autoestima y ahora tienes la oportunidad de sanarla, y de sanarla por ti misma/o, sin exigirle al otro que lo haga (porque nadie más puede sanarnos). Exige aceptar que todos nos equivocamos y que podrías haber sido tú del otro lado. De que puedes comprometerte con el otro para intentarlo de nuevo, pero sin envenenar el intento.

Cuando queremos recuperar la relación después de esto, es esencial que una vez que decidimos comenzar de nuevo, seamos capaces de amarnos más que antes, cada uno a sí mismo y luego al otro, de conversar sin rabias, odios ni resentimientos y saber darnos los espacios para la recuperación. Porque de una infidelidad, ambos salen heridos. Para que puedas avanzar, encuentra cuál era la lección que tenías que aprender, sea cual sea el lado en el que estás. Te aseguro que hay una gran bendición.

El comunicarnos de manera amorosa y asertiva es la clave. Probablemente los primeros meses, incluso el primer año completo será un año doloroso. Por eso, el mejor consejo que te puedo dar es que respires y mucho, sobre todo si te fueron infiel, cuando tengas ganas de decir algo hiriente, recuerda esto: no lo hagas. Es tu ego herido, muy herido que quiere devolver la mano, pero eso no ayudará a sanar. Cada vez que quieras expresar tu rabia, tu dolor, tu resentimiento, hazlo pero no contra tu pareja. Él o ella ya lo está pasando lo suficientemente mal. Porque créeme, el lado infiel lo pasa pésimo. Encuentra una manera saludable de canalizar tu ira. Busca ayuda. Cada vez que sientas que no resistes la pena y el dolor, busca compañía de una amiga, hermana o incluso si quieres hacer alguna terapia para recuperarte. Lo necesitarás. No tienes que atravesar por esto sola/o, sea que hayas sido infiel o tu pareja lo haya sido. Ambos necesitan sanar.

Pero sobre todo, si han decidido sanar juntos, es primordial que lo hagan en serio. Eso funda su compromiso. Que lo hagan con amor y teniéndose paciencia, porque es un proceso largo, pero si tu corazón te dice que es el camino, ten la certeza de que tiene disponibles muchas bendiciones. Cuando hay una infidelidad en la pareja, el problema es de los dos. No hay un culpable y una víctima; hay un problema de percepción de los dos. Y juntos pueden crecer y madurar, para ampliar su consciencia y superar ese tipo de desafíos para que la relación evolucione hacia el amor, el apoyo, la colaboración, el respeto, la amistad, la complicidad, la lealtad. Para que evolucione hacia toda la luz disponible para nosotros, que podemos recibir cuando dejamos de estar al gusto de nuestro ego y nos enfocamos en el amor.

Les dejo aqui el TED Talk que les comenté arriba, que es muy clara y ayuda mucho a entender qué significa realmente vivir una infidelidad y la posibilidad de comenzar de nuevo ♥

firma2

 

–> Para agendar una sesión conmigo, escríbeme a francisca@casaambar.cl