Francisca Jara Tarot Espiritual
xqjmjagghmw-ben-white

Lleva tu camino espiritual al siguiente nivel

Si estás leyendo este artículo es porque has despertado. Probablemente buscando sanar tus heridas o encontrar tu propósito, comenzaste esta búsqueda preciosa como tu camino espiritual. Con altos y bajos como en todo, te has mantenido explorando distintas vías, con tropiezos y avances, siempre levantándote. Porque hay mucha fortaleza interior en ti. Porque el amor que tienes para entregar desborda tu corazón.

Hay mucho coraje en despertar y desear mantenerte despierta/o. Comprometerte con tu proceso requiere esfuerzo y sacrificio de tu parte. Requiere que salgas de tu zona de comfort, que cambies tus hábitos de manera que ahora haya espacio para tu práctica espiritual. Probablemente meditas, cuidas tu cuerpo físico y energético, y trabajas todos los días en ti para conectar con la abundancia, aprender a soltar lo que pesa, perdonar y abrir tu corazón.

¿Qué viene ahora?
Ahora, tienes frente a ti las puertas para pasar al siguiente nivel. Esta progresión ha estado siempre disponible para ti, pero es cierto que toma un tiempo darse cuenta. Es necesario pasar por una primera etapa para curar las propias heridas, pues de otro modo no podríamos compartirnos.

Pero ahora que ya estás más completa/o, que te sientes cada día más empoderada/o, que vas ganando claridad acerca de lo que quieres para tu vida y estás dispuesta/o a construir tus sueños, es el momento perfecto para que tomes todo este poder espiritual que has nutrido en ti y lo inviertas en el mundo. 

Todas las prácticas espirituales, como la meditación, el yoga, el reiki y también toda la información de sabiduría que adquieres de tus estudios, tienen por objetivo ayudarte a vivir tu vida en tu máximo potencial. No son fines en sí mismos. No se trata de convertirte en yoguini y usar tu vida para meditar, pues es al revés. La meditación, por ejemplo, te ayuda a dominar tu mente para reconectar con tu corazón, a crear tu propio balance; te enseña a respirar y traerte al presente, con la finalidad de que tengas mayor claridad mental y regulación emocional, y todo esto con la finalidad de que tu acción en el mundo sea más asertiva. Otro ejemplo de estas herramientas e información de sabiduría serían aquellas que te ayudan a conectar con la abundancia, la que solo se manifiesta en nuestras vidas para traer a este mundo todo lo bueno que necesita ser compartido.

Entonces, llevar tu práctica espiritual al siguiente nivel significa profundizar en esta perspectiva, entendiendo que es un medio para vivir tu vida en tu máximo potencial. En los tiempos en que vivimos, el camino de realización espiritual se encuentra en la calle, en la acción, en la palabra y la entrega. Es comprender que nuestro camino espiritual está incompleto si no incluye a otros.

Si has podido sanar tus heridas es porque has activado tu poder espiritual para transformar el dolor en amor. Y todo aquel que ha podido hacerlo por sí mismo, puede ayudar a los demás a que lo hagan. La comprensión más profunda que podemos hacer del principio universal de que Todos Somos Uno es entender que sólo se hace realidad si vivimos conforme a esto.

En la medida que vamos teniendo más consciencia, nuestra responsabilidad con el mundo crece. Porque es el momento en la historia de la humanidad que nos tocó vivir que lo amerita. Hay tanto dolor, tanto odio, tanta división en tantas partes del mundo, que no podemos ser indiferentes con lo que le pasa al otro. Para esto vinimos como almas, todas juntas en este momento. Para que nuestra devoción espiritual por conectar con la luz y el amor se refleje en nuestras acciones; para que seamos todas y cada una un canal de esa paz y unidad para el mundo, siendo sostenida/os por nuestra práctica espiritual consistente.

En la práctica, ¿qué puedes hacer para llevarte al siguiente nivel?

El siguiente nivel de tu camino espiritual es el involucrarte en lo que está pasando en el mundo y asumir un rol activo en esto. Esto puede ser buscando un voluntariado y participando, puede ser organizando actividades que ayuden en situaciones contingentes en tu ciudad o en tu país, puede ser donando una parte de tus ingresos a una causa que te haga sentido y sea coherente con tu verdad espiritual, puede ser educando a otros, asistiendo, compartiendo, pasando la voz, no conformarte con la comodidad de tu seguridad personal. Si no tienes tiempo porque estás muy ocupada/o con tu negocio, puedes donar parte de tus ganancias o destinar parte de tu trabajo a alguna organización de caridad a la que le pueda ser útil.

Yo sé que todo lo anterior implica un sacrificio, ya sea de tiempo, de dinero, de energía. Pero de eso se trata, precisamente, pues lo más poderoso que podemos hacer en nuestro trabajo espiritual es poner el amor por sobre nuestro ego. El ego pierde cuando haces voluntariado y tu alma gana algo indescriptible. Si estás sintiendo resistencia en este momento, ¡con mayor razón tienes que hacerlo! Porque esa resistencia es lo que hoy te está limitando a experimentar mayor plenitud en tu vida.

Es más, si aún no has logrado atraer abundancia a tu vida, involúcrate en un voluntariado por lo menos una vez a la semana y verás cómo rápidamente se te abrirán las puertas. Si te sientes deprimida/o, apática/o o sin ganas, ¡con mayor razón! No tendrás mejor medicina que usar tu tiempo en ayudar a otros. Y si quieres sentirlo en profunda conexión con tu alma, dedícalo, entrega tu voluntariado como una ofrenda de amor universal.

El compartir con otros, sobre todo cuando significa hacer sacrificios importantes de lo que nos importa o “nos pertenece”, es la herramienta más poderosa para activar la gratitud en tu corazón y apreciar todas las bendiciones que hay en tu vida. Imagina cómo cambiarían las cosas si cada ser humano de este planeta estuviera haciendo algo positivo por otro que lo necesita. Por eso, éste es el paso al siguiente nivel y junta/os podemos darle fuerza a este círculo maravilloso de personas que estamos comprometidas con traer amor al mundo, para ponerlo en práctica y generar una transformación real.

Lo más importante de todo será siempre la intención con la que te comprometas en este rol activo en el mundo. Cada vez que prestes un servicio, que dones o hagas voluntariado, sostén la intención de estar siendo un canal de luz. No lo uses para alimentar tu ego, resiste la tentación de contarle a todos las cosas buenas que estás haciendo o de compartir una foto en Instagram. Reconoce cuándo contar de tu acción comprometida en el mundo es para inspirar a otros y cuando es sólo para que hablen bien de ti. Esto es parte del desafío.

¿Por dónde comenzar?
Puedes comenzar a definir esta intención de participación con tu trabajo. Cuando recibimos dinero por lo que hacemos, es fácil olvidar la razón final de nuestras labores. Por eso, trabaja en cambiar la perspectiva y la intención detrás de lo que haces en tu trabajo o negocio. Hazte consciente de que, sea lo que sea, estás prestando un servicio y honra la posibilidad de poder hacerlo. Si puedes trabajar, es porque hay bendiciones en tu vida que te lo permiten y eso necesita ser respetado. Usa este inicio para empujarte a expandir tu influencia hacia todos los lugares y oportunidades en que puedas colaborar. Y recuerda siempre: hasta la ayuda más simple y pequeña, es un grano de arena que suma.

Con amor,

Francisca Jara

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply