Francisca Jara Tarot Espiritual
tarot_junio_2017

Mensaje del Tarot para Junio

Tarot para Junio: oportunidad para cosechar buenos frutos

Este mes tendremos la oportunidad de cosechar dulces frutos de nuestro esfuerzo. Por todo lo que hemos crecido superando dificultades, aprendiendo a no creer en la ilusión de los miedos, a mantenernos de pie, honrando nuestro deseo, respetando nuestro lugar en el mundo y manteniendo firme la intención de continuar haciendo camino.

Siempre llega el momento, siempre. Mientras somos fruta inmadura, nos toca aprender a no juzgarnos. Y cuando ya estamos listas, tenemos que aprender soltarnos del árbol para caer a la tierra, pues solo ahí seremos verdadera semilla.

Como sabemos nada dura para siempre, ni lo bueno ni lo malo. Y debajo de esta frase popular, se encuentra la sabiduría de que las experiencias que nos tocan no son buenas ni malas, sino comprensivas de algo mucho más amplio, más profundo y real.

Asi llega junio, como una oportunidad de cosecha. ¿Cuánto has crecido hasta este momento? ¿Cuánto has aprendido de ti, de tus mecanismos de defensa, de rehuir el dolor? ¿Cuánto has aprendido de tus verdaderos deseos, de tus sueños y de tu capacidad? Tienes un potencial creativo tremendo, el que necesita de tu auto respeto para expresarse.

Cuando vivimos tiempos difíciles, nos movemos entre la negación de nuestro talento y la comparación. Si nos sentimos insatisfechas con nuestra vida amorosa, desde nuestro ego miramos con recelo a otras parejas que se ven tan felices, mientras nos preguntamos por qué ellos sí y nosotras no. O si nos ha costado tanto salir adelante con nuestros proyectos, carrera o negocios, nos preguntamos si será en que en realidad no tenemos talento y nunca lograremos manifestar esa visión que tenemos de nosotras mismas, brillando e irradiando toda nuestra luz.

El problema aquí tiene dos partes. La primera, es no ver nuestro verdadero potencial, que es infinito; luminoso y poderoso. Y la segunda parte del problema, es comparar nuestro desarrollo – que está siempre andando – con otros en los cuales proyectamos eso que nos gustaría ser o tener ahora, olvidando que ningún proceso es comparable, que todos somos necesarios en nuestra contribución y que todo lo que podamos crear y aportar, aunque sea minúsculo, será igualmente valioso. En este aprendizaje, tenemos que aprender del amor propio, de la autovaloración de nuestra identidad, de nuestra expresión creativa y amorosa. Transformarnos en nuestras propias líderes, como mujeres soberanas y dejar de ser seguidoras pasivas del tiempo. Mirarnos ahora como una comunidad que se fortalece cuando cada una ha sanado sus heridas y se ha atrevido a ser quien verdaderamente es, sin disculpas, sin vergüenza.

La verdad es que toda comparación e inútil, ya que todos somos maravillosamente únicos. Y pensamos “no creo que a alguien le interese mi idea, no es tan original”, o “esto lo hacen cientos de personas, no creo que resulte”, o “no soy tan talentosa para tal cosa”, o “no creo que alguien quiera estar conmigo, por…”. Y corremos el riesgo de callar, de no escribir, de no pintar, de no forjar, de no bailar, de no comunicarnos, de no amar, de no perdonar, de no brillar, todo por una ilusión. Por la ilusión de nuestra mente que se ha creido todas esas excusas.

Muchas limitaciones podrán caer en junio. Podremos ver que no somos esa imagen que teníamos de nosotras. Nos miraremos con compasión y nos sentiremos más livianas para correr, para danzar, para empujar con nueva fuerza. No importa si estamos comenzando, si nos hemos equivocado o si nos falta mucho por aprender; ¡es parte del proceso y está bien! Si no cambiamos HOY nuestra actitud y dejamos de compararnos con nuestras expectativas, cada día será más lejano ese horizonte de progreso.

Siempre que veo una pintura que me emociona o escucho una canción que me hace vibrar, le regalo toda mi atención y me doy cuenta que la magia está en que tienen una simpleza sorprendente y mucho corazón. Y ahí pienso, tanto que queremos complicar las cosas y la mente que nos dice una y otra vez que las cosas tienen que ser más elaboradas, más difíciles, más complejas para que tengan valor. Y gracias a esa pintura o a esa canción recuerdo que lo más poderoso es lo que hacemos con amor, y agradezco a esos artistas que se atrevieron a pintar y a cantar – que vencieron sus miedos – porque con su arte tocan mi corazón y me ayudan a creer en mí y en todos los demás, y a tener certeza de que todo tiene una razón superior, y que siempre hay algo mucho más grande que nos sostiene y que nos une.

¿Cómo usar este mes a tu favor?

Lo más relevante de todo es comprender que nuestros procesos personales afectan también a lo colectivo. Nuestros procesos, aunque individuales, están interconectados y cualquier decisión que tomemos impacta a nivel global.

Por eso, aprender a llevar una vida más coherente e íntegra con nuestra verdad espiritual, requiere expandir esta consciencia de unidad de que según nuestras decisiones, o nos hundimos o nos levantamos todos.

Por esto te invito a que durante Junio, nos dediquemos con amor a cada paso de nuestro crecimiento, manteniendo la claridad de que nuestro progreso es un aporte a lo colectivo, sabiendo que apoyarnos mutuamente es el mejor camino para sanar y evolucionar todos juntos, siendo guiados por el entendimiento de nuestros corazones.

Asi que tomémonos de las manos y juntas hagamos de este mes uno precioso para crecer.

Con amor,

Francisca Jara

 

(foto tomada de unsplash.com)

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply