Francisca Jara Tarot Espiritual
davide-ragusa-4256

Pesaj, la oportunidad para reconectar con nuestra alma

¿Qué es Pesaj?
La festividad conocida como Pesaj es parte de las tradiciones judías que coincide con la época en que las religiones cristianas celebran Semana Santa. Si bien la festividad de Pesaj está asociada a su conmemoración religiosa judía, también se trata de una ventana en el tiempo en la cual toda la humanidad tiene la oportunidad de evolucionar espiritualmente, sin consideración a ninguna religión en particular.

Origen e Historia de Pesaj desde la Kabbalah
Para comprender lo anterior, vamos a la historia que dio origen a Pesaj. De acuerdo a las escrituras, fue en esta ventana de tiempo en que el pueblo de Israel salió de Egipto y fue liberado de su esclavitud. Históricamente, esto es lo que se conmemora desde el punto de vista religioso. Sin embargo, la Kabbalah – que no es religión sino sabiduría espiritual -, nos explica que la salida de Israel fue posible gracias a que éste pudo tomar la oportunidad de evolución que esta ventana de tiempo les ofreció, pues Pesaj es una ventana de conexión que existe desde el inicio de los tiempos.

Pesaj como conexión se presenta cada año, en el día quince del mes lunar de Aries (Nisán). La Kabbalah sigue el calendario lunar y utiliza como herramienta la astrología. Por esta razón, cada año Pesaj cae en un día distinto del calendario gregoriano y por ello también, es que conecta con las energías de los signos astrológicos.

Pesaj como una oportunidad para elevarnos espiritualmente
Gracias a las enseñanzas de la Kabbalah podemos ver que Pesaj, a nivel espiritual, no es una festividad que conmemora la historia de la liberación de Israel de la opresión de Egipto, sino que es una apertura cósmica que siempre ha existido y con la cual todos tenemos la posibilidad de conectar para liberarnos de nuestra propia esclavitud. Es más, la misma historia del Éxodo de Israel es un código que nos ayuda a comprender cuál es la liberación interna que cada uno puede lograr si conecta con la luz disponible en este día.

La salida de Israel como código de nuestra liberación.
Todo, absolutamente todo, es un asunto de consciencia. Y nuestra consciencia está todo el tiempo debatiéndose entre la naturaleza limitada de nuestro ego y el potencial de nuestra alma. Esto es lo que nos explica esta historia bíblica. En ella, “Egipto” es un código que representa las cadenas y esclavitud a la que nos somete nuestro ego; representa el deseo egoísta, la necesidad de agradar al resto, las inseguridades, el miedo, la duda. Por otro lado, “Israel” representa nuestro estado de consciencia más elevado, que es capaz de conectar con la luz del Creador y transformar ese deseo egoísta en un deseo de recibir para compartir, que es la verdadera esencia de nuestra alma.

Quienes están comprometidos con su trabajo espiritual saben que requiere mucho esfuerzo y perseverancia, pues es un camino lleno de desafíos. Esto es lo que estaba viviendo Israel en Egipto: la esclavitud, el caos, el sufrimiento. Es ésta la realidad que experimentamos a diario en nuestra vida donde hay carencia, donde hay enfermedad, separación y prejuicio. Si pretendemos evolucionar sólo a pulso de nuestro esfuerzo, nos tomará muchas décadas o incluso muchas vidas más. Sin embargo, éste no es el único camino, ya que podemos utilizar esta conexión con la Luz del Creador y sanar nuestra consciencia en este momento. En esta historia, Israel (nuestra consciencia alineada con el deseo de nuestra alma) se liberó de la opresión de Egipto (nuestra naturaleza limitada) porque conectó con la Luz del Creador disponible durante Pesaj, la que permitió que esta liberación fuera posible.

Pesaj significa “salto”. Este salto es movernos de un estado de consciencia a otro. Y el regalo que nos da este día es la certeza de que la negatividad presente en nuestra vida va a desaparecer y recibiremos las bendiciones que nuestra alma desea para compartir.

Está claro que es un regalo tener esta certeza, porque la reacción inmediata del ego es darnos explicaciones lógicas de por qué no es posible de que nuestros males desaparezcan. Nos dirá que los conflictos no tienen salida y que es imposible que vuelva el orden a nuestra vida. Conectando con Pesaj nos damos cuenta que todo el caos es causado por nuestra consciencia limitada y que teniendo certeza absoluta en la luz del Creador, sí podemos liberarnos y habilitar los milagros.

¿Cuál es la consciencia a desarrollar para recibir el regalo de Pesaj?
Pesaj nos ayuda a tener el entendimiento de que no podemos lograr nada solos en este mundo. Nos muestra que la causa de todo el caos en nuestra vida somos nosotros mismos y que todo lo bueno que logramos requiere de nosotros manifestando en conjunto con el Creador. Tener certeza de esto requiere fortaleza interior para rendirnos ante esta verdad. El ego nos convence de que tenemos que hacernos cargo de todo solos y no nos damos cuenta que ese pensamiento es el origen de nuestro sufrimiento. Cuando intentamos huir de nuestros conflictos no logramos nada bueno. En cambio, cuando nos rendimos, habilitamos la posibilidad de liberarnos y ejercer el verdadero control sobre el mundo material, convirtiéndonos en causa de las bendiciones que recibimos.

Preparación y día de Pesaj
Para recibir este regalo de certeza y nueva consciencia que nos ayudará a romper las cadenas internas, es necesario que hagamos una limpieza profunda interior. La forma de hacerlo es resistir nuestra reactividad, que es la fuerza de nuestro ego. Es no apegarnos a los problemas físicos, dudas, miedos ni a nuestro sufrimiento; es elevarnos por sobre ellos.
En la práctica, la preparación consiste en lo siguiente: durante los primeros doce días del mes de Aries – que comienza en la luna nueva -, hacemos la limpieza interna resistiendo nuestra reactividad. Es muy importante hacerlo con esta intención y dando lo mejor de nosotros. Cada día estaremos muy atentos a las jugadas de nuestro ego, para no caer en ellas. De manera específica, en la Kabbalah utilizamos los doce signos astrológicos para identificar qué parte de nuestra naturaleza necesitamos purificar cada día, considerando que el día uno (luna nueva de Aries) es Aries y sucesivamente, hasta el día doce que corresponde a la energía de Piscis. Cada uno de los signos representa una corrección específica que necesita ser realizada por nuestra alma en esta vida – que se conoce como tikún y que es definido para cada uno según sus vidas pasadas – . Sin perjuicio de esto, como todos tenemos aspectos de los doce signos astrológicos en nosotros, trabajaremos en cada uno durante estos doce días. Por ejemplo, el día uno trabajaremos sobre la energía de Aries, resistiendo nuestra impulsividad. El día dos, que sería de Tauro, nos esforzamos por salir de la comodidad que nos detiene. El día tres de Géminis, será no hablar mal de otros. Y así con los signos siguientes. Este ejercicio nos prepara para el día de Pesaj y nos da la posibilidad de conectar con la energía disponible y lograr nuestra liberación.

Finalmente, para el día mismo de Pesaj – que comienza en el atardecer del día anterior – lo esencial es mantener la intención de conectar con la Luz para que nos ayude a dejar atrás completamente la consciencia de limitación que nos ha dirigido hasta ahora y recibir la nueva consciencia que nos será otorgada, como una nueva oportunidad de vivir en conexión con nuestra alma y realizar nuestro propósito.

Con amor,

Francisca Jara

(Este artículo fue escrito como colaboración para la Revista Predicciones, edición online marzo 2017, edición impresa abril 2017).

(* Foto tomada de unsplash.com)

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply