Francisca Jara Tarot Espiritual
img_1515

Recupera tu poder personal

Darle el tiempo que necesita a nuestro corazón para sentir, no es lo mismo que caer en el melodrama. Sentir no es lo mismo que juzgar. Cuando vivimos nuestras emociones de manera dramática, es porque le agregamos juicios. En vez de aceptar la emoción y decirnos “me siento triste”, o “siento dolor”, le agregamos algo más y se transforma en “me siento derrotada/o, abandonada/o”. Una vez más, la mente fuera del corral. Por qué mejor no dejamos la mente para que nos ayude una vez que nos hayamos compenetrado con nuestra experiencia. Insisto, tu autoridad eres tú misma/o, desde tu alma, no desde lo que se dice que deberías estar viviendo o experimentando.

Ahora, el problema mayor que veo hoy es que el “deber ser” no sólo nos está acechando en las áreas donde es evidente, como en decisiones profesionales o sociales. El deber ser también nos está coartando la libertad para sentir y decidir ser auténticos. Hoy no sólo vemos el deber ser aplicado a los niños de 18 años que “deben” ir a la universidad. Hoy también vemos que el “deber ser” (autoridad externa) se ha apropiado de la felicidad, de las dietas orgánicas, de la meditación y de la sana autoestima. Por supuesto que todo lo que nombré es muy positivo, pero sólo cuando su integración en tu vida es real, se desea y se comprende cómo proceso, que necesita desarrollarse como tal, y que tiene ciclos altos y bajos. Pero cuando se transforma en un mandato y siento culpa porque no medité dos días seguidos, siento culpa porque me encanta la pasta con salsa de queso y una copa de vino, o siento culpa porque me puse nerviosa/o hablando en público y delaté un problema de autoestima, entonces todo deja de tener sentido, porque ha perdido el alma y se ha transformado una vez más, en un deber – “debo ser así, centrada, con rutinas perfectas y siempre espiritual” – exigido por la mente.

Te dejo esta reflexión para que te cuestiones cómo estás haciendo tus cambios, cómo estás viviendo tu proceso. ¿Con impaciencia, con presión? Puedes permitirte vivir tu proceso de manera orgánica, integrando un día a la vez, tus cambios, estando en el presente y preguntándote “¿qué puedo hacer ahora que me haga sentir bien y que sea coherente con quien soy?”.

Quiero que vayamos al fondo del asunto, para que todos aprendamos a SER nuestra propia autoridad.

Con amor,
firma2
(Foto de unsplash.com)

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply