Francisca Jara Tarot Espiritual
pies mujer uñas rojas

Prepárate para recibir lo que deseas

Comencé a tomar en serio mi entrenamiento espiritual, asistiendo a cursos, talleres y leyendo muuuuucho, cuando recién comenzaba a trabajar como abogado. Necesitaba encontrar el sentido a mi vida, ese sentido que llevaba muchos años buscando y que estaba viendo destellar hace tiempo, pero sin dar con la fuente directa de esa luz parpadeante.

Mi trabajo era fantástico: trabajaba en una buena empresa, ganaba buen dinero, tenía amigos en la oficina y tenía tiempo libre para dedicarme a mis pasatiempos espirituales.

Al poco andar, al par de meses de estar en este “fantástico trabajo”, me di cuenta que me faltaba SENTIR que eso era lo que quería. Pensé, por supuesto, que tal vez hacer un diplomado o especializarme me ayudaría a encontrar la pasión que me faltaba.

Aprovechando las herramientas que tenía a mano, tomé un curso de afirmaciones. Súper mentalizada en amar mi trabajo, comencé a trabajar con mucho foco en afirmaciones que encendieran mi vida laboral. “Amo mi trabajo”; “Mi trabajo me realiza, me da plenitud”: “Vivo de lo que me apasiona”. En fin, trabajé con muchas afirmaciones repitiendo en tiempo presente (así se trabajan las afirmaciones) algo que deseaba y que aún no tenía en mi vida (plenitud laboral).

¿Y sabes qué ocurrió? Sin hacerlo de manera consciente – pero intuitivamente siguiendo la guía de mi alma, está claro -, comencé a hacer lecturas de tarot y abrí mi primer blog. Cuando lo hice, estaba pensando en un hobby. Dos años después de eso, estaba renunciando a mi carrera de abogado, y abrazando mi espíritu emprendedor para convertirme en escritora y tarotista transpersonal tiempo completo (algo que jamás imaginé cuando repetía mis afirmaciones de “amo mi trabajo”).

Muchas veces lo que necesitamos para conectar con la pasión, con la plenitud y la felicidad, es cambiar nuestra percepción y comenzar a apreciar lo que ya tenemos. Pero otras veces, simplemente no basta con cambiar la percepción, sino que también es necesario hacer grandes ajustes afuera, en lo externo, como es por ejemplo, un cambio radical de trabajo como el que yo viví.

Mi cambio de rumbo no fue fácil. No sólo por la resistencia de familiares y cuestionamientos de personas que cruzaron mi camino en aquella época. Fue complejo sobre todo por mi propia resistencia interna. Por mi propia rigidez e inseguridad. Tuve que trabajar en ello de manera muy intensa para poder dar este salto.

Te digo todo esto para que reflexiones sobre lo siguiente: los cambios reales siempre se viven adentro (dentro de nosotras). Otra cosa es que tengan también una repercusión externa. Muchas veces no necesitas terminar con tu pareja o renunciar a tu trabajo, sino apreciar lo que tienes. Y otras veces, no es un problema de apreciación y sí necesitas terminar una relación desgastante o renunciar a un trabajo que no te hace feliz ni te realiza. La respuesta la tienes tú y eres tú quien debe atreverse a abrazarla.

Lo que sí quiero que sepas, para apoyarte en estos momentos, es que para que se cumplan nuestros sueños, es necesario que cambiemos en nosotras lo que nos está separando de ellos. Por eso, yo pedí con todo mi corazón sentir plenitud laboral y amar mi trabajo. Pensé que con eso me “enamoraría” de mi carrera de abogado. Pero lo que ocurrió fue al revés y terminé renunciando al Derecho, y encontré esa plenitud laboral y pasión por lo que hago en un nuevo camino, que es el que estoy recorriendo hoy.

Como yo lo quería, tuve que asumir las dificultades y sacrificios que implicaba renunciar a mi carrera tradicional. Pero sabía que todo estaba ocurriendo porque yo lo había pedido.

No siempre nuestros deseos se cumplen de manera fácil y suave, ni como nuestro ego quiere que sea. Y muchas veces nuestros propios sueños exigirán que demostremos cuánto los deseamos.

¿Estás lista para demostrarle al Universo cuánto deseas lo que has estado pidiendo?

firma2

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply