Francisca Jara Tarot Espiritual

Recupera tu poder personal

Tengo una reflexión que quiero compartir contigo.

Ayer en la clase de Tarot que doy los jueves, conversamos acerca de la Reina de Bastos. Los Bastos en el tarot corresponden el elemento fuego y que manifestado en nuestro ser, representan nuestro poder personal. Esta reina de bastos cuando está desarrollada de manera virtuosa, logra que todas las personas a su alrededor se empoderen en sus propias capacidades. Ella es la que le hace barra a todos, y siempre está reafirmándote que “sí puedes!”.

Qué belleza, cierto? Bueno, lo que quiero que conversemos aqui es acerca de nuestro poder personal y esa actitud de estar “empoderada”. Hay muchas personas que les molesta hasta la palabra porque ven que aparece en todas partes, hasta en la política! Todos la usan y nadie entiende bien a qué se refiere. “Me irrita que me digan que me tengo que empoderar, qué significa eso?” me han dicho o también he escuchado que “es un problema que las personas se empoderen mucho”.

Para entenderlo bien, primero aclaremos qué quiere decir PODER PERSONAL porque así entenderemos qué es estar empoderada.

Poder personal es nuestra capacidad de decidir libre y conscientemente qué hacer con nuestra vida, qué decisiones tomar, cómo expresarnos y manifestar lo que deseamos para ser felices. Es decir, en términos, prácticos, es ser adulto y tomar tus propias decisiones, con consciencia y siendo responsable por ellas. Eso significa estar empoderada.

Este concepto de poder personal involucra dos conceptos claves: Conciencia y libertad. Ahora podemos entender que estar empoderada en ningún caso puede ser negativo! Al contrario, ojala todas estuviéramos empoderadas, ejerciendo nuestro poder personal para crear nuestra vida. Pensar que estar empoderada es negativo, es como pensar que ser adulto (entendiéndose como madurez emocional e intelectual) no siempre es bueno. Es una idea que viene del miedo y que de manera inconsciente, busca quitar poder para mantener el control.

Bien, a dónde voy con todo esto?
Que al hacer esta reflexión podemos darnos cuenta que puede ser que no estemos empoderadas en algunos aspectos de nuestra vida. Cómo puede ser eso? Te daré ejemplos claros para que lo puedas identificar.

Hay proceso que vivimos en los cuales sanando heridas, con la autoestima maltratada, nuestro amor propio por el suelo, ya ni siquiera confiamos en nuestro criterio para tomar decisiones, necesitamos chequear y rechequear con amigos, familiares si estará bien lo que estamos sintiendo, lo que queremos hacer, qué es lo que va a pasar etc. No quiero que te juzgues ni culpes por esto, sólo estoy describiendo una situación, bien?

Cuando crees que otra persona sabe mejor que tú qué debes hacer, entonces le has entregado poder personal. Cuando quedas preocupada porque esa persona se pudo haber sentido por algo que dijiste (expresando tus sentimientos, sin agredir), entonces le entregas poder personal. Son ejemplo de casos en los cuales le entregas a otro la capacidad de definir cómo te vas a sentir, se entiende?
Ejercer nuestro poder personal requiere que seamos conscientes de qué es lo que deseamos y de que seamos responsables por nuestras decisiones. Estar empoderada no significa que no me voy a equivocar y que siempre tengo la razón; tampoco significa que le digo a los demás lo que tienen que hacer. Estar empoderada significa que yo tengo la capacidad de decidir qué quiero hacer con mi vida y asumo responsabilidad por mis decisiones, las que tomo con consciencia y buscando lo mejor para mí.

Bien, ahora quiero mostrarte una situación, muy común en la cual entregamos poder personal, para que reflexiones y te hagas consciente de ello.

Cuando estamos embarcados en nuestro crecimiento espiritual, buscando sanar, buscando conocernos, buscando caminos y tomando decisiones para nuestra felicidad, nos encontramos con personas, guías o herramientas que van iluminando nuestro proceso. En esas experiencias ten ojo y fíjate siempre si esas personas o herramientas te quitan poder personal o no. Situaciones en las cuales alguien te quita poder personal son, por ejemplo, cuando alguien opina sobre tu proceso y te dice “yo creo que no estás preparada aún para dar ese salto”, “yo creo que no estás preparada aún para tener pareja, te falta aprender algunas cosas”, “yo creo que no estás preparada aún para tener esta información, asi que más adelante cuando yo crea apropiado te enseñaré esto que me preguntas”, “yo creo que no estás preparada aún para atender personas”, “yo creo que no estás preparada aún para hacer tu curso de Reki”. Y así te puedo dar miles de ejemplos de situaciones, en que incluso nuestros familiares y amigos, nos dicen estas cosas (sin mala intención por supuesto!) y nosotros caemos. No se trata de que en ese momento les grites, te peles y rompas relaciones, no por favor! No es lo que te estoy diciendo.

Lo que te estoy mostrando son situaciones para que hagas la reflexión. Esta reflexión es todo lo que necesitas para darte cuenta, porque a veces estamos pasando por momentos de nuestra vida en que nos sentimos tan inseguras que entregamos poder a otro cuando le decimos “por favor dime qué hago, me siento confundida!”. No mi amor, en ese momento por favor respira y espera a ganar claridad sobre la situación, pero no entregues a otro el poder decidir en tu vida.

Te digo también, sobre todo hablo de lo que sé y hago, desde el Tarot, que cuando un tarotista te diga lo que va a pasar y lo que tienes que hacer “porque esa persona sabe mejor que tú lo que es bueno para ti”, es lo mismo!!! Un tarotista te muestra un camino, siempre señalando expresamente que DE ACUERDO A TU TIRADA DE TAROT, es lo que se muestra, NO AFIRMANDO QUE ESA ES LA REALIDAD y que debes hacerle caso; siempre debe entregarte a ti la decisión, primero de tomar o no esos mensajes y segundo, de si vas a tomar decisiones al respecto y cuáles.
No hay nada ni nadie que tenga el poder o la autoridad para decirte lo que tienes que hacer, por eso siempre busca situaciones y personas que respeten TU LIBERTAD SAGRADA DE DECIDIR lo qué es mejor para ti y qué es lo que quieres hacer.

Por eso te decía hace un rato, que tampoco creas que otro te puede sanar. Cuando escuches que alguien dice, “ven que yo te puedo sanar”. No señor, nadie sana a nadie, tú sanas con la guía y compañía de otro que te ayuda a conectar con tu propia capacidad para sanar. Asi de simple, asi de claro.

Por eso, es maravilloso que encuentres en tu camino Reinas de Bastos, que siempre te animen a avanzar, a progresar, a empoderarte, a confiar en tus capacidades y a trabajar tu madurez emocional. Yo tuve la bendición de que mi maestra de Tarot es una Reina de Bastos de este tipo; siempre me animó desde el primer momento a si yo quería, que lo hiciera, que si realmente quería ser tarotista, pues que lo hiciera! Incluso cuando yo me sentí muy insegura porque no tenía experiencia, ella me animó a que lo intentara. Nunca me dijo que yo no estaba preparada ni nada de esas cosas que muchas veces quienes se dicen “maestros” en alguna disciplina usan para mantener el control sobre sus alumnos (digo que se dicen “maestros” haciendo referencia a quienes creen que su camino espiritual es más elevado que el tuyo, y generan esa división de mérito, que es una ilusión, que se basa en el miedo, en la separación, porque nadie es superior a otro en su camino espiritual, aunque te haga creer que sí porque ha practicado más horas de yoga o de reiki que tú, o por haber estado siete meses en la India meditando. El camino espiritual no se puede medir ni comparar).

Ahora bien, para ejercer nuestro poder personal de manera positiva para nosotros, es fundamental que lo hagamos de manera consciente, recuerdas? Es decir, que seamos capaces de evaluar (NOSOTROS) si estamos preparados o no, de qué manera haremos las cosas para construir de manera positiva en nuestra vida. Ejercer nuestro poder personal tampoco se trata de dejar todo botado, o tomar decisiones arrebatadas, sin pensar en las consecuencias. Recuerda que la libertad involucra hacernos responsables de nuestras decisiones. Cuando tomamos decisiones reaccionando a lo que otros nos han dicho sólo por “rebelarnos”, tampoco estamos usando nuestro poder personal.

Por qué creo que esta reflexión te puede ayudar? Porque esta semana los ángeles nos han señalado varios días que llegó el momento de que tomemos esa decisión que sabemos cuál es, que nos lleva a realizar nuestro propósito, a hacer lo que amamos, a tomar decisiones que nos llevarán a tener la vida que queremos. Cuando los ángeles nos dicen esto, es porque saben que estamos de alguna manera indecisas, paralizadas, a punto de dar el salto a la piscina, pero mirándola desde arriba con duda. Espero que esta reflexión te ayude para darte cuenta si esa duda tiene que ver con que alguien te ha dicho que no estás lista aún? o que alguien tiene que darte permiso? Sólo tú puedes/tienes que darte el permiso de hacer lo que amas, de seguir a tu corazón, nadie más. Para lo que viene después de tomar esa decisión, ya sabes que puedes siempre pedir ayuda a Dios y a los ángeles para que te ayuden a ver claramente cada paso que sea lo mejor para ti. Te fijas que ni siquiera los ángeles toman la decisión por ti!
Por eso, es súper positivo que puedas desarrollar tu manera de evaluar en cada momento cómo cuidar tu poder personal.

Con amor,

firma2

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply