Francisca Jara Tarot Espiritual
manos mujer en lana

¿Sabes cómo tu ego te está limitando?

Esta es una perspectiva espiritual. Puede ser que tenga diferencias con teorías sicológicas, pero no es mi intención entrar en ellas en este artículo.

Responder esta pregunta requiere muuuuuchas horas de reflexión. ¿Cómo sé cuáles son las características de mi ego? El ego es acuoso. Es como como un jabón que resbala de mano en mano y parece que es tan difícil tenerlo firme.

Cada vez que te tomas algo personal, es el ego en juego. Cada vez que te sientes mejor que otras persona o inferior a otra persona, es tu ego. Cada vez que criticas a otros y te sientes más inteligente, es tu ego. Cada vez que dices que “sí”, cuando en realidad desde tu corazón quieres decir “no”, es tu ego (o al revés). Cada vez que pierdes el tiempo en vez de estar dedicada a tus prioridades, es tu ego. Cada vez que te enojas con otra persona porque “te hizo” sentir mal, es tu ego. Cada vez que insistes en relacionarte con personas tóxicas, es tu ego.

Tu inseguridad es tu ego. Tu miedo es tu ego. Tu rigidez es tu ego. Tu duda, es tu ego. Quiero ayudarte con estos ejemplos para que entrenes tu discernimiento. Aprende a descubrir cuándo es tu ego el que está a cargo del “barco” (de ti, supongamos que tú eres el barco). La idea es que sea nuestra alma la que cada vez más esté en el timón.

Si eres complaciente con otros porque tienes miedo a “dejar de gustar”, es tu ego. Si dices y/o haces cosas para que otros hagan lo que tú quieres (manipulación), es tu ego. Si te da rabia que te digan qué es lo que tienes que hacer (orgullo), es tu ego. Si no eres capaz de ceder tu postura (rigidez), es tu ego.

No tengas miedo a mirar tu ego. Tener estas conductas no es algo para avergonzarse. Son partes de ti. Y merecen todo tu esfuerzo para ser transformadas. Todos lidiamos con estas cosas en nuestro interior y el que no las reconozca, tiene un gran problema. Mientras más vemos en nosotros estos aspectos difíciles, mejor! Si no veo lo que está mal, cómo lo voy a corregir? Cuando nos cuesta ver nuestro ego o no somos capaces de enumerar sus características, quiere decir que nuestro ego está en control de nuestra percepción; es decir, totalmente inconscientes de nuestra naturaleza espiritual.

Todos necesitan cambiarse a sí mismos continuamente; actualizarse. Y la mejor manera de hacerlo es estar siempre mirándote y reconociendo todos estos aspectos que son parte de ti, que están esperando que los atajes y los transformes.

Esto puede ser duro, pero me gusta el trabajo duro. Me gusta hincar el diente a lo más oscuro, porque ahí es donde encontramos libertad, es ahí donde nos transformamos. Y estoy segura que hacer este trabajo con nuestro ego es profundamente sanador para nuestra autoestima.

Cuando que identifico que el mundo exterior me afecta cuando presiona o hiere a mi ego, recupero una libertad monumental para ser más auténtica.

Porque mientras tenga claro que lo que me detiene es la comodidad en la que descansa mi ego, puedo moverme igual mas allá de sus reclamos. Sé que si algo me está incomodando, es algo que necesito vivir porque esa incómodas significa que estoy superando mi ego.

La incomodidad me sana. La exposición me sana cuando entiendo que depende de mí quitarle poder a mi ego.

Me encanta escribir del ego y estos aspectos oscuros que todos tenemos.  Y siempre que termino de escribir posts como éste, pienso “qué oscuro!”. Y de inmediato me doy cuenta que ESE pensamiento es mi ego. Así que con más ganas lo publico.

firma2

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply