Francisca Jara
Foto Tarot Espiritual - del 20 al 26 de marzo 2017

Tarot Espiritual – del 20 al 26 de marzo 2017

Una parte importante que nos define como adultos, es conocer nuestras propias limitaciones y aprender a manejarnos en ellas. Esas limitaciones se refieren tanto a los desafíos personales – aspectos del carácter que hay que desarrollar – y por sobre todo, a las limitaciones de este mundo físico. Limitaciones relativas al tiempo, a los recursos, al peso de la realidad.

Podemos decir que es el paso a la adultez, aquel momento en que nos damos cuenta que todos los problemas que encontramos han sido generados por nuestra propia falta de entendimiento, y no por mala suerte o designios de un destino desafortunado.

Esto implica hacernos responsables, como causa y como agentes, de lo que estamos viviendo. Quiere decir, ser capaces de hacer el análisis acerca de qué decisiones nos pusieron en el lugar que hoy habitamos – literal o emocionalmente – y también ser conscientes de que podemos dar una respuesta proactiva – una respuesta diferente y positiva – a ese desafío, que nos ayude a crecer.

La verdadera madurez y realización se logra al construir en este mundo de limitaciones físicas y temporales, sin que eso apague el espíritu. Así, el principal desafío esta semana será comprender que no se trata de que haya algo malo con nosotros porque no hemos sido capaces de superar estas limitaciones. Sé que hay heridas inconscientes que crean la atmósfera interna de permanente incapacidad, de incompetencia. Pero es una ilusión. No es real que no puedas sanar, no es real que tengas esa herida. Duele, pero puedes liberarte de ella para que deje de ser una profecía autocumplida. Para esto usa tu mente, de manera aguda, imparcial, objetiva. Date cuenta que tal vez lo que te ha faltado ha sido estrategia, paciencia y visión. Y todo esto se puede mejorar, se puede pulir; no es irreparable. Lo que es necesario es dar el salto de fe que significa aceptar tus circunstancias tal como se muestran; sumergirte en la experiencia y saber esperar, con paciencia a que los cambios se muestren; cambios habilitados por nuestras acciones y dedicación.

Desarrolla tu sabiduría interior para darte cuenta que la idea de que hay algo malo contigo es solo una creencia limitante y atrévete a dar el salto de fe que significa abrirte a nuevas posibilidades, practicando la actitud paciente y silenciosa del que sabe que el tiempo es la clave para ver el resultado de sus acciones.

Con amor,

Francisca Jara

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply