Francisca Jara Tarot Espiritual
mas fuego

3 tips para trabajar sobre tu ego

Estamos viviendo tiempos de fuertes cambios, sé que lo sientes, porque es difícil ignorarlo. Algunos sentimos la presión interior, otro también la vivimos afuera. En lo personal, estos meses han sido un cambio tras otros, y continúan.

En este post quiero contarte lo siguiente. Todos los cambios son una transformación pero ahora que hemos crecido y estamos más despiertas, tenemos la oportunidad de hacer una transformación consciente que nos permita aprovechar este momento para revelar todo nuestro potencial.

Para poder amar, crear, ser feliz, transformar tu vida en algo maravilloso, conectar con tu camino espiritual, evolucionar y aportar a este mundo, es esencial que te CONOZCAS. Y que te conozcas MUY BIEN.

¿Tienes consciencia de cuánto te conoces? ¿Podrías contarle a alguien cuáles son tus fortalezas para enfrentar la vida? ¿Cuáles son tus desafíos y tus mayores dificultades? Y me refiero, no a contar tu vida desde afuera como “todo lo que me ha pasado”, sino que me refiero a hablar de tus fortalezas y tus dificultades interiores, no con anécdotas. Es decir, con nombre fuerte y claro.

Cuando te comento en mis videos y en mis post que nuestro trabajo espiritual tiene que ver con trabajar sobre nuestro ego, me refiero a esto precisamente. Muchas de ustedes me han preguntado qué quiero decir, otras se sienten confundidas porque no les calza con la idea de “ego” que tenían, otras creen que todo lo que hacen es ego, otras no lo pueden ver.

Cada una de estas situaciones, es súper normal. Es parte del proceso! Así que hay que armarse de paciencia, dejar la autoexigencia de lado – esto no es una carrera -, comprender que esto no es un trabajo lineal y aprender sentarse cómodas en el asiento del piloto de TU PROPIA VIDA porque trabajar sobre nuestro ego es un viaje de TODA LA VIDA.

La clave fundamental para hacer este crecimiento es que aprendas a conocerte. ¿Por qué? porque eres tú la que internamente hace su propio trabajo – en otras palabras, eres tú la que sabe dónde le aprieta el zapato y dónde tiene que soltar- . Nadie puede decirte “mira, éste es el trabajo que tienes que hacer porque éstos son tus puntos débiles”. Puede que alguien te ayude a verlo, si es lo suficientemente perceptiva y te ha puesto atención. Sin embargo, la verdad de la milanesa, sólo la sabes tú.

¿Y a qué me refiero con conocernos?
Conocernos es tener súper claro lo que pensamos, lo que sentimos y cómo reaccionamos. Tener claro cuáles son nuestras necesidades, cuáles son las películas que nos pasamos, cuáles son nuestros traumas y nuestras alegrías. Es saber si tengo miedo y a qué le tengo miedo. Es saber si me siento insegura y cuándo me siento insegura. Es sobre todo saber reconocer con qué intención hago todo lo que hago.

Para tu crecimiento espiritual es esencial que te conozcas a este nivel, porque sólo sabiendo cuál es tu “materia prima”, podrás hacer todo el trabajo.

Conocerte es descubrir tu ego, sus aspectos duros, difíciles y también los que te ayudarán a empujar con empeño tus desafíos y superarlos. Es conocer tus fortalezas, tus deseos y tus vacíos. Es saber cuáles son tus puntos débiles, dónde está tu rabia y cómo te ves en la relación con los demás. Todo esto es conocer tu ego.

Al aproximarte al trabajo con tu ego, te sugiero dos cosas:

– No le tengas miedo. No tiene sentido! Tenerle miedo al ego es tenerte miedo a ti mismo. No podrás escapar de ti jamás, así que mejor no tengas miedo en reconocer que sí, el tan apabullado ego es parte de ti y para siempre. P A – R A – S I E M – P R E . Porque somos humanos, porque es parte de nuestra estructura, porque tiene una razón espiritual para existir. Porque sin el ego no sabríamos dónde enfocar nuestro esfuerzo para crecer. Por eso tienes que saber cómo es y lo más importante, ojalá conozcas todo de él, sobre todo lo más oscuro. Si crees que no hay nada oscuro en ti, ése es tu ego. ¿Por qué te digo que nadie puede decirte y que no te ayuda, que otra persona te diga dónde está tu ego? Porque si tú no lo miras, identificas ni lo aceptas – porque no poder verlo, es no aceptarlo -, no servirá de nada que escuches a otra persona decirte todo lo que ve de ti. No sirve, no te ayuda. Tienes que encontrarlo tú. Para esto entonces te propondré más adelante tres herramientas que he querido explicarte hasta ahora, pero hay tanto que quiero decirte que se extiende, se extiende.
– No te culpes ni tengas vergüenza de tu ego. Eso también es ego – oh sí, no hay modo de escapar -. A veces puede ser abrumador. ¿ Cómo que todo s mi ego? ¿Y cómo se supone que lo distinga? Anda a tus motivos, anda a tus emociones, anda a tus pensamientos, anda a tus intenciones. Ahí comenzaras a ver las diferencias. El ego siempre está pensando en sí mismo. Quiere todo para sí mismo. El ego se percibe separado de los demás, los critica, los juzga. El ego también se confunde con los demás, a veces cree que es él mismo y que los asuntos de otras personas son de él, y opina. El ego nos encierra, nos empuja a la soledad y también al derroche y a la indiferenciación. El ego nos hace creer que los demás hablan de nosotros y si es verdad, hace que nos importe lo que digan de nosotros. El ego te detiene, te hace difícil crear, te hace discutir por sus asuntos, por ejemplo, creando conflicto en tu relación de pareja por problemas domésticos. ¡Qué pérdida!

Ahora te daré dos tips para que te calmes, para que bajes la ansiedad o las dudas y comiences a hacer un trabajo efectivo en conocerte bien. Porque éste es el trabajo con el ego, no tiene otra ciencia! Lo que no quiere decir que sea fácil. Mientras más te conozcas, ¡mejor!, porque así lo podrás abarcar por todos sus aspectos. Y recuerda esto: si no lo ves, es porque está escondido, no porque no exista.

Ahora bien, esto es importante: No todos tenemos las mismas características. Por eso no te sirve copiar la tarea de la compañera ni que otro la haga por ti. Sólo tú, que estás en tu mente y en tu corazón, puedes saber cómo eres DE VERDAD. Aunque afuera te muestres de una manera, el ego es todo lo que pasa adentro también. Si una persona tiene un ego que se muestra soberbio, no significa que tú también tengas que trabajar la soberbia. Hay muchas herramientas a disposición para conocernos bien e identificar las características de nuestro ego y la parte negativa de éste sobre la cual trabajar (por ejemplo, la astrología, el Tarot, la meditación, numerología, psicoterapias, yoga, etc.). Después te hablaré de la parte positiva del ego, pero para no enredarte te hablaré de ello en este contexto, porque por cultura popular tendemos a creer que el ego es todo lo inflado, o sea soberbia, orgullo, ambición. Pero la verdad es que lo pequeñito también es el ego: la inseguridad, el miedo, la inferioridad, la debilidad de voluntad y de carácter, el no saber decir que no. Todo se trata de equilibrio, de balance, del término medio.

Fíjate en esto.
No te digo que hagas desaparecer tu ego. Ésta no es la manera apropiada de abordarlo. La manera efectiva es QUE LO INTEGREMOS. Si una de nuestras características innatas o que cultivamos desde muy pequeñas es la inseguridad, es probable que nunca desaparezca. Pero entonces, ¿Cuál es la gracia de este trabajo? Que si yo identifico mi inseguridad, la veo, bien clara, veo sus formas, sus colores, cómo se expresa, cuándo y por qué, ahí la puedo INTEGRAR. Integrándola deja de tener poder para controlar mi vida. A partir del momento que la integro, puedo seguir avanzando, creando y amando sin sufrir, y aunque esté ahi esta inseguridad mía y me pataleé de vez en cuando, ya sé que es ella, y sé que estará y la dejo ser, no la juzgo, pero tampoco le entrego ningún control. Lo mismo con el miedo, la rabia, la ira, la necesidad de tener la razón, la soberbia, el orgullo, etc.

 

Vamos a comenzar a trabajar en identificar el ego conociendo todo lo reactivo y todo lo negativo en nosotras.

** PARA ESTO NECESITARÁS UN DIARIO DE VIDA, ULTRA RECOMENDADO **

Para esto, te dejo aquí tres herramientas súper útiles para que comiences desde ahora a aclarar todo el enredo que puedes tener sobre el ego.

  1. Comienza por conocer cuáles son tus emociones recurrentes. Presta atención a cómo te sientes y en qué situaciones. Ponle nombres y razones. “Me dio rabia cuando mi compañero de trabajo no me saludó”. “Me sentí decepcionada porque tal asunto no salió como yo esperaba”. “Me puse contenta cuando …”. Identifica la emoción y el motivo.
  2. Identifica tus pensamientos. Cuáles son los más recurrentes, qué razones te das en tus interacciones normales, qué piensas de la otras personas (por lo general, esto será mucho de lo que opinas de ti misma).
  3. Identifica tus reacciones, que probablemente son esperables porque las has repetido desde hace años. ¿Cómo reaccionas cuando algo no sale como tú esperabas? ¿Cómo reaccionas cuando alguien opina distinto que tú? ¿Cómo reaccionas cuando te enfrentas a un nuevo desafío? ¿Cómo reaccionas cuando tienes que ceder? ¿Cómo reaccionas cuando alguien se equivoca? ¿Cómo reaccionas cuando tú te equivocas? ¿Cómo reaccionas cuando alguien te pide un favor? ¿Cómo reaccionas ante una situación que requiere que confíes?

Estas tres herramientas son principales, básicas, elementales y PARA TODA TU VIDA.

Te sugiero el diario de vida para que vayas registrando tus descubrimientos porque sólo así podrás conocerte con claridad (cuando confiamos en nuestros recuerdos, muchas veces son empañados por nuestra propia autopercepción, que es sobre la cual queremos trabajar, así que para no hacer un trabajo de perseguirnos la cola, la idea es que registres y trabajes sobre estos datos registrados y levantados de tu experiencia). Te propongo que hagas este trabajo durante una semana y al cabo de ésta, podrás comenzar a identificar patrones en ti. Todo este material es tu roca prima, sobre el cual trabajarás para identificar cuándo es la parte reactiva de tu ego y tu negatividad en control, y cuándo estás TÚ A CARGO (tú alma).

Conocerte te ayuda a ser consciente de ti mismo, a dejar de comportarte de manera reactiva-inconsciente dirigida por tu ego, y comenzar a ocuparte de tu vida de manera despierta, teniendo claro lo mejor de ti y todo lo que necesitas transformar, teniendo claro que estás llena de potencial que este mundo necesita que desarrolles y sobre todo, ayudándote a conectar con los demás de una manera real, y no usarlos como el reflejo de ti mismo.

Mucho ánimo, motivación y entusiasmo con esto!!!

Un abrazo

firma2

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply