Francisca Jara Tarot Espiritual
DSC_0191

Vive desde lo positivo

Para poder desenredar la madeja que nos ata, es necesario explorar nuestros mecanismos mentales y emocionales, y entender cómo se retroalimentan.

El primer paso es comprender y darnos cuenta que las emociones negativas que sentimos a diario, angustia, ansiedad, temor, inseguridad, duda, se alimentan de lo que ocurre en nuestra mente. Y éste es el primer paso para hacernos responsables de lo que esta mos experimentando en nuestro interior.

Hagámonos conscientes de lo siguiente: siempre tenemos una opción. Siempre tenemos la posibilidad de DECIDIR. Siempre. Esa decisión clave es acerca de qué razones nos damos a diario, cómo nos hablamos, cómo interpretamos nuestras relaciones, nuestros desafíos. Esta decisión es íntima y personalísima. Nadie nos la puede quitar y nadie la puede tomar por nosotros.

Entonces, siendo conscientes de esto, el siguiente paso es ver cuál es el mecanismo automático sobre el cual operamos.

Por ejemplo, si vas a una entrevista de tu trabajo y no te llaman, ¿qué razones te das? ¿Te dices que tú no eres lo suficientemente buena? Si tu pareja se comporta extraño, ¿piensas que es porque le pasa algo contigo o porque tuvo un mal día en el trabajo? Si tomaste la decisión de embarcarte en un gran proyecto, ¿piensas que es excitante este nuevo capítulo o comienzas a repasar todo lo que puede salir mal? Puedo enumerar cientas de situaciones de nuestra vida cotidiana que nos dan ejemplos claros para explicarlo, pero ya quedó claro.

Tarea para hoy
Hazte consciente de cuál es tu elección automática. Si ésta es elegir siempre la interpretación negativa, la reacción a la defensiva, entonces comienza a elegir la otra vereda. Puedes hacerlo así: si hay una situación que siempre te estresa, entonces busca qué pensamiento te ayudaría a verlo desde una perspectiva positiva.

Estamos mal acostumbradas a validar mucho más las fantasías negativas que las positivas. Si una proyección es negativa decimos “ah, era esperable”. Y si pensamos en la proyección positiva decimos “ohh, eso sería lo máximo!… pero no creo”. Es así, ¡¿o no?! ¡De esto se trata! De que seamos honestas para reconocer estos pensamientos limitantes, porque sólo así podemos comenzar a cambiarlos. ¿Cómo podría un gasfíter arreglar la grifería si no puede ver desde dónde filtra agua?

Vivir positivo no es una moda ni algo que se pueda sostener por apariencia. Vivir desde lo positivo es el mejor hábito que puedes desarrollar para ti, y sólo es sostenible en el tiempo si renace desde lo más bajo. Así que soltemos las resistencias y comencemos a hacer hoy este trabajo por nosotras, a nutrir nuestro día conectadas con lo que disfrutamos y dándonos las razones que muestren que nos apreciamos.

Con amor,

Francisca Jara

Previous Post Next Post

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply